Reforma integral de edificio y eliminación de barreras arquitectónicas

Reforma de la antigua Escuela de Ingeniería (1964) para adecuarla a la normativa y modernizar sus instalaciones, un centro que por la propia enseñanza que imparte resulta altamente tecnificado.

El edificio después de la reforma
Encargo : Dirección de obra
Ubicación : C/ Luis de Ulloa, 5. Logroño (La Rioja)
Promotor : Universidad de La Rioja
Año de finalización : Septiembre de 2008
 Presupuesto :  4.363.000 euros
El edificio después de la reforma
Encargo: Dirección de obra
Ubicación: C/ Luis de Ulloa, 5. Logroño (La Rioja)
Promotor: Universidad de La Rioja
Año de finalización: Septiembre de 2008
Presupuesto: 4.363.000 euros
Antes de la reforma

Sólo se mantienen cimentación, estructura y fachada originales, sobre la que se extiende un aislamiento térmico para mejorar la eficiencia energética y una hoja ventilada de piezas prefabricadas, renovando la imagen del edificio y distanciándola de su anterior aspecto fabril. Los colores de la nueva fachada responden al objetivo de diferenciación dentro del campus.

La volumetría no cambia salvo por la aparición de un nuevo cuerpo de escalera de emergencia y aseos. La distribución interior se adapta subdividiendo las antiguas aulas en numerosos seminarios de menor tamaño. También se reforman las zonas de administración, cafetería y salón de actos, a las que se presta un carácter diferencial a través de sus materiales.

Antes de la reforma
El edificio después de la reforma

En la intervención, superior a 6.600 m2, se renueva totalmente la cubierta, pavimentos y revestimientos interiores, carpinterías, urbanización exterior y todas las instalaciones. Debido a la materia que ha de impartirse en el edificio, se opta por dejar vistas las conducciones en aulas, seminarios y pasillos en aras de una “función docente”, y siempre que ha sido posible por razones de seguridad y mantenimiento.

Antes de la reforma

Sólo se mantienen cimentación, estructura y fachada originales, sobre la que se extiende un aislamiento térmico para mejorar la eficiencia energética y una hoja ventilada de piezas prefabricadas, renovando la imagen del edificio y distanciándola de su anterior aspecto fabril. Los colores de la nueva fachada responden al objetivo de diferenciación dentro del campus.

Antes de la reforma

La volumetría no cambia salvo por la aparición de un nuevo cuerpo de escalera de emergencia y aseos. La distribución interior se adapta subdividiendo las antiguas aulas en numerosos seminarios de menor tamaño. También se reforman las zonas de administración, cafetería y salón de actos, a las que se presta un carácter diferencial a través de sus materiales.

El edificio después de la reforma

En la intervención, superior a 6.600 m2, se renueva totalmente la cubierta, pavimentos y revestimientos interiores, carpinterías, urbanización exterior y todas las instalaciones. Debido a la materia que ha de impartirse en el edificio, se opta por dejar vistas las conducciones en aulas, seminarios y pasillos en aras de una “función docente”, y siempre que ha sido posible por razones de seguridad y mantenimiento.